AG Magazine | El portal de noticias gay número uno de Argentina

Sábado, 25 de octubre de 2014

2008-08-25 | Sexualidad


Mi padre se masturba conmigo... ¿es un degenerado?


Por MANUEL VELANDIA | Uno de nuestros lectores me hace una serie de preguntas relacionadas con la educación sexual y si su padre, por la manera de proveerla, es un degenerado. El padre se ha masturbado junto a su hijo, viendo una película pornográfica y ha estimulado en él la masturbación.

 
Para responder a este joven, planteo reflexionar sobre qué es la educación sexual, la educación para la sexualidad y el rol de los padres en ella.

Tradicionalmente la educación sexual se ha orientado desde tres perspectivas diferentes para su socialización. El primero de ellos, está relacionado con la salud, entonces se habla de salud sexual y salud reproductiva, y su fin está relacionado con promover la salud y prevenir las enfermedades de transmisión sexual y el embarazo adolescente. El segundo, vincula la salud a los derechos, de ahí que se referencia desde los derechos sexuales y los derechos reproductivos. El tercer frente relaciona la sexualidad con la vida cotidiana, teniendo como énfasis la cultura.

Las culturas y sociedades han determinado un «deber ser» que expresa un modelo único de sexualidad; dicho modelo es eminentemente heterosexual, concibe la existencia de diferencias basadas en el sexo y en el género entre las mujeres y los hombres que determinan relaciones inequitativas entre los géneros, y por tanto, maneras de ser, comportarse, relacionarse, e inclusive, atribuyendo capacidades diferenciales  intelectuales, productivas y emocionales, desde las que se pretende perpetuar un modelo lineal positivista de la sexualidad.

La educación para la sexualidad es un proceso de preparación de las personas, a lo largo de su vida, para el encuentro libre, responsable y pleno con su sexualidad y con la de los demás. Dicho proceso conlleva la apropiación de experiencias, emociones y conocimientos que redundan en habilidades, actitudes, valores, prácticas y comportamientos que favorecen el ejercicio de los derechos sexuales y los derechos reproductivos, a partir de un desarrollo integral como personas, ciudadanos y sujetos de derechos que viven su sexualidad de una manera  plena, enriquecedora, placentera y saludable, desde una perspectiva de derechos, es decir, en equidad, sin discriminación, violencia, estigma, exclusión, separación social o abuso de sí mismo/a o de los demás.

La educación para la sexualidad debe apoyar la construcción de subjetividad y posibilitar el re-conocimiento de las propias capacidades, la asunción de los derechos, la preparación emocional para asumir los diferentes procesos particulares, relacionales y sociales, y la obtención de servicios cuando ello sea necesario.

Ahora bien, existe una gran discusión por parte de grupos cristianos sobre cuál es la función de los padres en la educación sexual de los hijos y si son posibles las expresiones educativas sexualmente explicitas. Por otro lado, sabemos que el modelo de la abejita o el de la cigüeña que viene de Paris no funcionan por poco creíbles y porque son demasiado lejanos de la realidad. Sin embargo, ante tanto prejuicio judeocristiano, siempre se verá mal que un padre o una madre sean explícitos y directos al tratar el tema de la sexualidad.

Partiendo de los anteriores criterios respondo en mi sección
Consultas & Respuestas a los diferentes interrogantes que se hace este joven angustiado.


Manuel Velandia



El autor es sexólogo, sociólogo, filósofo, investigador y consultor internacional en temas de sexualidad, vih/sida y derechos humanos. Para comunicarte con él escribe a mvelandia@agmagazine.com.ar o a través de su blog Consultas & Respuestas



Este artículo fue consultado y leído 24087 veces.
© AG Magazine / ActitudGay.com

Clic para Ver versión imprimible.     



    
Clic para Ver versión imprimible.
AG Magazine | Noticias GLTTTBI LGBT GLBT en español desde Argentina
Más secciones y contenidos
de AG MAGAZINE

Suscribíte y recibí las noticias de AG Magazine por e-mail.
© 2006/2009 AG Magazine | Un sitio de ActitudGay.com • Todos los Derechos Reservados.